5to 1ra 57
Urquiza de Flores
Para sugerir modificaciones, enviar un e-mail a urquizadeflores@yahoo.com.ar
Inicio Las divisiones

De 5to 1ra 57
De izq a Der: Miguel Angel Parreño, Marcos Palmieri, Gerardo Rubinstein, Mario Bellocchio, Enrique Roque Pitt y Héctor Slemenson

Festejo de los 50 años en el 2007

El abanderado es Mario Bellocchio, a su izquierda es Gaudino y atrás tapado por la bandera, es Héctor Slemenson, mirando de espaldas y con el pelo blanco, Gerardo Rubinstein.
De frente Ogueta (ingeniero), Parreño, Leicach, más al fondo Bellocchio (barba) y Amado de espaldas (escribano)
Diamante y Marcos Palmieri
Rubinstein (médico), Piantoni (gerente de banco), de espaldas Paganini, Marcos Palmieri y Parreño (médico)
Leicach (psicólogo) y Talotti (dentista), de pié Amado (escribano), al fondo Ogueta tapado, Parreño
De izquierda a derecha.: Leicach (psicólogo), Talotti (dentista),Imposti (m´wedico), Bellocchio (director de TV), Marcos Palmieri (librero), atrás Izq. Sandler(médico), Paganini (joyero) de pie atrás Slemenson (abogado y escribano)
Rubinstein, Sandler, Leicah, Slemenson, Ogueta, Roque Pitt (semitapado), Bellochio
Dr. Navarro Pizurno (Profesor de religión), junto con el preceptor y mas tarde Jefe de Preceptores, Sr. Rodolfo Elías
Villareal, Talotti, Chichizola,Introzzi

PALABRAS ALUSIVAS AL 50° ANIVERSARIO DE LA GRADUACIÓN DE BACHILLERES DEL COLEGIO NACIONAL URQUIZA

DR. GERARDO H. RUBINSTEIN

Sra Rectora Prof. Claudia Viola

Sra Vicerrectora Prof. Alicia Massot

Sra Ex Rectora del Turno noche,

Prof Beatriz Martín

Prof Dr. Juan Navarro Pizzurno

Sr Ex Jefe de Preceptores Rodolfo Elías

Queridos compañeros:

En primer término quisiera agradecer a las autoridades del Colegio por haber prestado su colaboración en la organización de este encuentro, y a mis compañeros darles la bienvenida y felicitarlos por haberse dispuesto a pasar este examen, quizá uno verdaderamente difícil, como es el afrontar el paso del tiempo.

Quisiera mencionar antes que nada a aquellos que lamentablemente no han podido llegar a esta etapa de la vida, los voy a nombrar y pediré un minuto de silencio en su memoria. Ellos son:

Patita, el abuelo Brusca,

El Flaco Cambours,

El Colorado Lauriente,

Quique Martínez Granados,

Morbidelli,

El Gordo Montheil,

El Flaco Poletti,

Ingresamos al Colegio, al viejo edificio de Carabobo y Bonifacio, en marzo de 1953, luego de un examen de ingreso muy exigente. Casi todos llegábamos como púberes de pantalones cortos. Fue necesario hacer un gran esfuerzo de adaptación a códigos nuevos.

Primer año comenzó con 57 alumnos sentados de a 3, en bancos diseñados para 2, en una casilla prefabricada que se encontraba en el patio posterior del edificio.

No nos importaba mucho, el entusiasmo y el orgullo de pertenecer al Nacional de Flores se encontraba por encima de todo inconveniente.

Fueron muchas las cosas nuevas que tuvimos que aprender. Los profesores no nos tuteaban, existían amonestaciones, faltas, reincorporaciones, posibles exámenes en diciembre, marzo, y hasta previas.

Pero nada nos apartaba de la fascinación de comenzar a ser grandes, de tener a profesores que nos ilustrarían con su conocimiento, muchos de los cuales resultaron figuras importantes que nos marcaron y que todavía recordamos.

Como no tener presente entre otros a la Prof. Nieto Arana de Historia, el Prof. Civile de Geografía, Ferraroti de Dibujo, Parodi de Lengua, Cassasa de Lengua, Giofré de Geografía y Literatura, Brandan Caraffa de Filosofía y Lógica, Mrs. Honores de Inglés, Madame Ansaldo de Francés, Díaz de la Torre de Matemáticas, Maglio de Química, De Bishop de Física-Química, González (Gonzalito) de Historia, Andrés de Música, Dellepiane y Figueroa Linares de Historia, Domínguez de Psicología, Chiaporí de Geografía, Pasalaqua de Matemáticas, Natkemper y Roberts de Música, Sanchez Merlo de Trigonometría y Cosmografía, Navarro Pizurno de Religión, Maniglia de Zoología y Anatomía. A nuestro Rector. Prof Marco Viberti, Al Vicerrector Prof. Risnagli, Al Jefe de Preceptores Sr. Alascio (Toscanito), Y posteriormente el Sr. Elías. Seguramente se me escapan algunos nombres que espero que entre todos podamos rescatar. Es obvio que para cada uno de nosotros el colegio habrá representado algo diferente, pero seguramente todos acordamos en que recibimos una muy buena formación. Resulta interesante comprobar que de los chicos de aquél primer año de 1953 tenemos hoy: 11 médicos, de los cuales 5 son psicoanalistas, 5 escribanos, 2 psicólogos, 2 odontólogos, 3 ingenieros, 1 administrador de empresas, 1 gerente de bancos, 2 comerciantes, entre ellos un librero y 1 Director de televisión. Y que nadie se ponga nervioso, que no le vamos a pedir el título habilitante para ser partícipes de esta fiesta.

Cuando llegamos a 4° año en 1956, nos tocó a nosotros ser parte de un momento importante en la historia del Colegio Urquiza: la mudanza al edificio de Bacacay y Condarco. Nosotros lo estrenamos orgullosos, con la sensación de privilegio de estar asistiendo a un colegio con un edificio modelo, quizá como los que imaginábamos que podían existir en Estados Unidos. Creíamos estar en lo que se llamaba el Primer Mundo.

También fuimos partícipes en esas épocas de otros eventos importantes como la revolución del 16 de septiembre de 1955 en nuestro país. Estábamos en 3° año.

Esa mañana temprano se suspendieron las clases y nos fuimos contentos a casa porque por ahí entendíamos que nos podíamos salvar de alguna materia no estudiada para ese día. De lo que no nos salvaríamos es de todo lo que vendría después en nuestro sufrido país y que de a poco fue atentando contra nuestro idealismo juvenil.

Pero no todo estuvo perdido, y la prueba de ello es que estamos acá, motivados a estar juntos, intentando recordar quienes fuimos, quienes somos y rescatando todo lo que nos llevamos en ese período de los 13 a los 17 años.

El Colegio nos dio muchas cosas. A todos la apertura al mundo adulto. A algunos, como en mi caso personal, el encuentro con el que sigue siendo mi mejor amigo, como supongo que les sucederá a varios de Uds.

Desde nuestro recibimiento he seguido manteniendo contacto con varios de ustedes, y en el festejo de las Bodas de Plata de nuestro recibimiento, que tuvo lugar en el Club Italiano, tuve la oportunidad de encontrar a otros. Pero pensé que los 50 años de egresados ameritaban una convocatoria mayor.

Lo llamé entonces a Enrique Roque Pitt y juntamos entusiasmos. Enrique, nuestro maestro de ceremonias se convirtió en un verdadero factotum de esta reunión con su eficacia, impulso, buen humor. Luis Palmieri como buen librero aportó la bibliografía, Miguel Angel Parreño (el mago) ya verán que sorpresa nos traeará, Héctor Bellochio que demostró una asombrosa creatividad para recoger material de archivo, Héctor Slemenson que dio fe de todas las tonterías que dijimos, Edgardo Leicach aportó su gracioso sobrenombre "el gallego" y finalmente a mí me tocó apoyar al grupo cuando se veía muy traumatizado por las laguna mnémicas que nos impulsaban a un mar de dudas. Aunando esfuerzos, que resultaron ser muy divertidos, logramos reunir a 34 compañeros. No pudimos localizar a algunos que quisiera nombrar pensando que alguno de Uds. tenga información sobre ellos: Buren Etchenique Martínez Nebuloni Perez Santamaría Saposchnik Urdapilleta Zir No han podido estar presentes hoy por problemos de salud, Honorato Heras y Grande, a quienes les deseamos una pronta recuperación.

Ahora que estamos todos juntos, quisiera compartir con ustedes, algunos recuerdos que guarda mi memoria. Por ejemplo: Actividades Prácticas fue una materia que siempre me intrigó. Nuestra profesora aseguraba que era la más importante. ¿Recuerdan los trabajos que hicimos? En mi caso personal: La germinación del poroto (que preparé por dos años consecutivos por mi poca imaginación) y la fabricación de gomina (de concreta utilidad para el presupuesto familiar). La fórmula era: Goma tragacanto de Persia, esperma de ballena y agua. Para conseguir el segundo componente se me ocurre que habría que haber ido hasta Puerto Madryn, que en esa época no estaba tan de moda e inclusive creo que no sabíamos que cosas hacían las ballenas allí.

Entiendo que la materia debería haberse llamado Actividades Manuales, ya que seguramente era lo que más practicábamos en esa época, y es probable que no hubiera habido ningún problema de escasez.

También recuerdo cuando el Prof. Civile, (que luego llegó a ser Rector del Colegio) y que tenía muchas iniciativas, nos llevó a visitar el frigorífico Wilson. Luego de esa experiencia ¿cuantos de Uds. dejaron de comer panchos a partir de allí?...

…Y cuando fuimos a la Cervecería Quilmes (colectivo 25 y tren Roca mediante). Al final de la visita nos convidaron con sandwiches de miga y chopps. El tema fue cuando entre Slinin y Urdapilleta se trenzaron a duelo de quien sería capaz de tomarse más cervezas. Slinin fue decretado ganador luego de haberse tomado 14 chops. No recuerdo como lo trajimos de regreso. Lo que sí recuerdo fue el enojo del Prof. Civile que a partir de allí decidió interrumpir estas visitas tan instructivas por cierto ante nuestra falta de civilidad.

Así llegamos a 5° en l957, petiteros de saco corto, dos tajitos y pantalón bombilla de 19 centímetros de botamanga. En poco tiempo nos enrolaríamos y al año siguiente nos tocaría votar por primera vez. Estábamos ya más cerca de tomar decisiones por nosotros mismos y, sin orientación vocacional mediante, fuimos eligiendo nuestro destino.

Hoy es un día muy particular, especial, como lo han señalado varios de nosotros. El tiempo no vuelve atrás pero tenemos una posibilidad inmejorable de revisar viejos vínculos, mitos personales y regocijarnos de tomar este momento puntual y único que la vida nos depara.

Creo que posibilitará en cada uno de nosotros el retomar viejas amistades y descubrir a otros que en su momento dejamos pasar. Disfrutemos entonces y propongo un Hurra por nuestro querido Nacional Urquiza de Flores.

 

Fe de erratas:

Luego de la reunión del 5 de octubre quisiera agregar estas modificaciones: Como bien apuntó Introzzi, 1° y 2° año los cursamos en el mismo aula del edificio principal que daba a la calle Bonifacio y en la casilla prefabricada lo que tuvo lugar fue el examen de ingreso. Como señaló Paganini, la cantidad de chops que bebió Slinin no sueron 14 sino 24.

Lamentablemente a la lista de compañeros fallecidos debemos agregar a:

Roberto Slinin y Julio Saposchnik

Espero que estas palabras hayan servido de disparador para seguir aumentando el bagaje de anécdotas, recuerdos y futuros encuentros.

Un gran abrazo para todos,

Gerardo Rubinstein

5 de octubre de 2007





Las Divisiones


Inicio

Download a free hit counter here.