campanas mudas… badajos insensibles

de Ricardo yattah

un templo antiguo con su pórtico en clausura 

encuentra mi palabra en estallido

es noche . . . la hora del exilio

y la vigilia alumbra mi semblante

mirada perdida . . . la mía 

como ceniza que espera la ventisca 

habla el silencio

ríe mi cuerpo

sumido en dolores 

que sólo los dioses e

xplican vagamente 

mi pelo arrebatado en rebeldía

la sed se niega buscar un vaso de agua

y estas manos temblorosas porque quieren

y que olvidan mis fueros de profeta

voy perdiendo señorío y dignidades

y siento naderías y disneas 

es la fatiga de las horas fracasadas 

en el umbral de las batallas delirantes 

¿hay maneras de romper estos misterios

propios de credos que habitan mis absurdos?

las palabras que descienden de la gracia

no me alcanzan . . . dan hambruna 

llegan tarde . . . 

tal vez mañana . . . si llegara a ser mañana 

vendrá el consuelo de la misericordia 

condenando el pecado de mis sueños . . . 

San Andrés, enero 2009

WordPress.com.
%d bloggers like this: